Cuándo Acudir

¿CÓMO SÉ CUÁNDO ACUDIR A UNA TERAPIA DE PAREJA?

   Si se lo pregunta es que sabe que algo le ocurre, que no entiende, y que le gustaría consultar en un espacio donde poder hablar todas las cuestiones que le preocupan y que le ocurren en el seno de la relación. Un espacio donde, a través de la escucha del profesional, logrará ver y producir algo más que lo aparente, lo que todo el mundo sabe. Podrá hablar abiertamente, sin ser juzgado.

   Todos sabemos que tratar de ciertas cuestiones con personas de alrededor,pueden llegar a estropear las mismas y, además, inconscientemente, buscamos respuestas que corroboren nuestro punto de vista, para afianzarlo.   Así no hay transformación posible, el bucle se instala . No es cuestión de quien lleva la razón, sino poder tomar un poco de distancia, y tal vez pronunciar una frase, una palabra diferente que le abran a uno otra realidad en la relación.

    No tiene por qué haber una causa específica para consultar. Son muchas las parejas que deciden acudir para que esta vez su relación tenga unos cimientos sólidos.

     Entre los motivos más frecuentes de consulta  están: cuando el malestar está presente en la pareja, hay discusiones continuas, la relación es muy conflictiva, hay falta de comunicación, falta de deseo, infidelidad, celos, aburrimiento, monotonía, problemas económicos, problemas con las familias, problemas en la salud, dependencia, adiciones, problemas de frigidez, vaginismo, eyaculación precoz, impotencia…

MI PAREJA NO QUIERE ACUDIR ¿QUÉ PUEDO HACER?

  Aunque que los dos miembros de la pareja quieran acudir indica un compromiso por ambos al cambio y una mayor eficacia, sí que recomendamos que, en caso de que una de las dos partes no quiera acudir, comience la otra, porque en cuanto vaya avanzando la terapia, los resultados comenzarán a verse, porque en el momento en que uno de los dos modifica la manera de posicionarse en los encuentros, estos se transformarán. A partir de ahí, incluso tu pareja, antes tan reacia, ahora puede que decida acudir.
Dejar que pase el tiempo puede hacer que aún se agrave más la situación, porque las cosas no se solucionan solas, ni con viajes…Los cambios han de realizarse en el seno de la relación, con la escucha de un profesional que dé cuenta de las palabras necesarias para producir esa posibilidad.  Los resultados serán más verdaderos y duraderos.