LA COMUNICACIÓN EN LA PAREJA TIENE QUE VER CON HABLAR LO MÁS CONVENIENTE, Y SIEMPRE ESTÁ GENERADO POR LOS PROCESOS INCONSCIENTES

La comunicación en la pareja es uno de los problemas más frecuentes por los que se acude a terapia. Hablar no es tan fácil, porque no es la mera pronunciación de palabras. Para una buena comunicación hemos de tener en cuenta qué digo, para qué y a quien. También una cosa es lo que digo, digamos el discurso manifiesto, y otra lo que se esconde con eso que digo, que es lo latente. De esta manera, conversaciones aparentemente superficiales hablan de otras cuestiones de fondo que no pueden salir a la luz.

¿No les pasó alguna vez que, empecinados en algo superfluo, se ha despertado una tormenta emocional? Esto tiene que ver con que en realidad estaban implicados otros aspectos. ¿Y qué es lo que está implicado y que no se puede hablar? No es del orden de la conciencia, de algo que esté “tapado” y que no se quiera decir. Tiene que ver con lo que nos sobredetermina, los pilares de nuestro ser humano. Por ejemplo, nuestras estelas infantiles familiares, que en las relaciones actuales se ponen en juego. Así, puedo estar discutiendo con mi pareja y estar en posición de demanda, como si fuese aquel niño o niña con mi mamá. Las relaciones actuales son una sustitución de las primeras y hay formas de relacionarnos que tienen más que ver con posiciones infantiles que adultas, que ya requieren de pactos, postergar la inmediatez, alcanzar una madurez donde se incluyan las diferencias.

Es importante también que la pareja no es alguien a quien hay que contarle todo y de cualquier forma. A veces está más el ánimo de molestar que hacer lo más conveniente para la relación. Por ejemplo, contar detalles de lo que hago con otras personas y los sentimientos que me afloran, como si de un confesor se tratase, puede producir que se llene de fantasías y teja situaciones donde los celos le nublen. Tengamos en cuenta que la gama de afectos está en todos nosotros y la otra persona no es tu mamá a la que le contabas todo. Las relaciones adultas son más del orden de lo conveniente.

La conversaciones son un motor para producir deseos, pero claro, si le relato lo que he hecho en el día como si fuese una agenda, no estoy implicado, no me juego en el factor sorpresa. Es como si tuviese miedo de lo que las palabras puedan llegar a decirse entre sí. Hablar tiene que ver con dejarse hablar, que siempre se va a producir algo que no había planeado. Se goza cuando me veo sorprendido con las frases. Las conversaciones no se pueden prever como tampoco puedo saber lo que la otra persona va a responder. En ocasiones, es como si se pusieran vallas de contención, temiendo lo que soy pero desconozco ser.

Si no pones palabras con el otro te estás comunicando contigo mismo. Pero muchas veces, también se habla con uno mismo cuando no está la escucha y lo que importa es realizar el monólogo. Es un pensamiento anterior la razón. En Descartes, era pienso luego estoy, pero desde el pensamiento psicoanalítico es pienso donde no soy. En la comunicación en pareja a veces se está en el pensamiento de Descartes, donde se cree que es del orden de la razón, de quién lleva la razón. Y luchan racionalistas, empecinados, en cuál es la verdad. La verdad es que se construye cada vez en las conversaciones, tolerando que la otra persona no tiene que pensar como yo pienso, ni es una lucha de poder en quien impone de la familia de donde proviene. Y esto lo veremos más adelante.

Hay quien se queda estancado en frases, en el rencor del pasado, y parece que no ha pasado el tiempo. Siguen sentados en las palabras anteriores que son del orden de lo que uno ha interpretado. Cuando algo afecta es porque ya se está afectado y la mayoría de las veces no tiene tanto que ver con las frases, sino lo que se piensa de ciertas cuestiones que en esa interpretación, explota. Mejor hablar para no permanecer en el rencor. La comunicación también tiene que ver con deshacer, a través de las palabras, afectos enquistados.

Comunicar, hablar, tampoco es acusar al otro. Hay quien no puede llegar a un acuerdo con nada, sino que se mantiene en una posición infantil donde el “tú has hecho tal o cual” se instala como acusación y se toma parte en la implicación de cada uno ni se puede transformar en nada las situaciones, porque lo único que se consigue es mantenerse a la defensiva ante el próximo ataque.

Como vemos, la comunicación no es algo tan sencillo, porque también requiere de poder entregarse a las conversaciones, escuchar, poder dejar los afectos a un lado para que las palabras puedan actuar, ser los pasos venideros para el acercamiento. No es sin palabras que el amor puede construirse, son el puente para el futuro.

Laura López, Psicoanalista Grupo Cero y Terapeuta de Parejas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *